El estudio está ubicado en una zona muy tranquila, en Miraflores de la Sierra, Madrid.

El Control tiene 18m2, con mucha luz natural. El diseño acústico es sencillo pero muy eficaz; habitáculo irregular, techo a dos aguas, paredes de madera y hormigón... suelo acolchado. Justo en uno de los laterales hay una sala para voz de 4,5m2 y, en otra planta inferior, una sala de 40m2, ideal para grabación simultánea de varios músicos y con habitáculo para percusión, además hay otra sala anexa para los amplificadores.